Misterio, suspense y drama, pero siempre con un look exquisito. Así es el cine clásico, donde todos, ya sean buenos o malos, van de punta en blanco.  No importa cuán arriesgada sea la misión o cuán ardua la huida. Como los hombres de hoy en día que visten García Madrid.

El claqué está en las antípodas del misterio y la instrospección hitchcockinanas, es pura diversión, desinhibición y optimismo. Vive el presente , abróchate bien los zapatos y vive tu propio musical al más puro estilo Fred Astaire o Bill “Bojangles” Robinson, el eterno compañero de Shirley Temple.
Incertidumbre y celebración, momentos de gran intensidad que forman parte de nuestra vida. 
Javier A. Fernández.

  • admin